esehachee-gabinete-exquisito-ilustracion

Llegó.

Arrojó su sombrero sobre el sillón.

Esa era su rutina diaria.

El día que no lo hizo, comprendió su inutilidad…

y quemó el sombrero.

Ahora arroja su bufanda.