Uncategorized

Pequeños apuntes para decir que una mancha también es una imagen perfecta

Uno

Se trata de cómo la mano sigue al mundo. O lo guía. Se trata, siempre, de ver cómo las cosas despiertan

Dos

La línea hará su recorrido para entender mecanismos de realidad o para inventar otros:  extender las falanges, tocar lo desprovisto de naturaleza; de esta manera, volver visible lo invisible.

Tres

El primer trazo instaura la comunicación con lo desconocido, con lxs desconocidxs. Quien ilustra debe ser un ojo que nunca se cierra. Su militancia, observar/documentar mejor.

Cuatro

Entre la desesperación y el entusiasmo, ir hacia espacios vedados, estudiar arquitecturas-cuerpos inconformes, ver aparecer un lenguaje como remedio para la melancolía, a la manera de Moebius. Si el ritmo y la cadencia son propicios, construir un mundo para vivir fuera del mundo. Luego vendrá el color.

Cinco

La enunciación de quien ilustra es alegórica, desmantela lo que aparenta ser. 

Seis

Me dejo seducir por una ilustración si hay en ella una poética del desacato en pleno funcionamiento, una intención de desdomesticar la vida, una esperanza, todavía, en el arte como agitador de la consciencia.

Siete

Todo es posible cuando se lanza un dardo a la mente de lxs otrxs: el saqueo, el brutalismo, el ornamento. La belleza nunca es obediente.

Ocho

Se trata, pues, de la provocación y la potencia. Ilustrar como quien sueña una película muda.

Nueve

La mano existe para calcar el sueño lúcido, para animar lo inanimado, para golpear los vestidos contra las piedras. Pero el desaprendizaje de quien interpreta las cosas del mundo requiere una consciencia crítica. Solo así puede ensayarse una magia menor, una narrativa gráfica capaz de defender el futuro.

Diez

La insubordinación y el asombro, así la ilustración se carga de multidimensionalidad. Así, también, la fisura se vuelve camino hacia otros emprendimientos culturales.

Once

Un vocabulario visual que dé cuenta del vacío, pero también del proceso para lograr ese vacío. Que lo viral sea la imagen con su idea ardiendo.

Texto: Daniela Camacho

Ilustración: Joan X. Vázquez

Leave a Reply